Los apartamentos turísticos no solo me han interesado como negocio sino también como viajero. Para mi, si viajas con amigos o familia los apartamentos son la mejor opción y, muy especialmente, cuando visitas una gran ciudad. La sensación es distinta a la de un hotel: estás más a tu aire, te permite salir del circuito turístico habitual y echar una mirada al lugar desde una perspectiva más local.

En mi caso, entrar en un colmado de Roma para llenar la nevera del apartamento que he alquilado con mis amigos es una experiencia y un placer. Disfruto mirando esos mostradores de quesos o embutidos típicos con breasola, pastrami o burrata que aquí solo encuentras en tiendas especializadas y desayunando todos juntos antes de salir a descubrir la ciudad.

El hecho de tener a tu disposición una cocina no solo puede suponer un ahorro en el gasto total de las vacaciones sino que es, además, una excusa para explorar los mercados tradicionales, los mejores comercios locales y probar productos de la zona.  Por descontado que nada de esto impide salir a comer o cenar a buenos restaurantes si es lo que a uno le apetece.

local_amenities_apartment_balmesComo gestor de apartamentos siempre lo he tenido en cuenta y he animado a los huéspedes a ir más allá del supermercado de la esquina y a interesarse por el comercio de cercanía. Desde antes de que existiese Google maps incluimos en nuestra web una sección llamada “servicios locales” con mapas del barrio donde podían encontrarse links a panaderías artesanas, tiendas de comida, supermercados o restaurantes de la zona como se puede ver en esta página antigua de 2002 que he rescatado a través de wayback machine.

Esto mismo deben de pensar en House Trip una de las mayores gestoras de apartamentos europeas. Recientemente se han asociado con Easyvoyage para crear un servicio llamado Local Food Guides donde, como complemento a sus apartamentos , ofrecen a sus clientes información sobre comida local. En esta entrevista se puede leer de que se trata este servicio. Por lo que se dice en el artículo, lo que hacen es localizar en la ciudad  colaboradores expertos que conocen bien la gastronomía de la zona y recopilar la información en una guía que se puede consultar antes de hacer la reserva o descargarla para tenerla durante la estancia. Al contrario que Airbnb que ofrece una guía del barrio donde se encuentra el apartamento con todo tipo de información, ellos han decidido centrarse en la comida. Sus guías tienen información sobre productos típicos, recetas, restaurante s o tiendas y mercados.

Esta idea, que busca potenciar la comida autóctona y convertirla en un servicio extra para el cliente, se engloba en una corriente más amplia y que que no solo se refiere a la comida sino a todos los aspectos del viaje. Se trata de la tendencia a experimentar un destino tal y como éste realmente es. Las atracciones turísticas siempre serán populares y visitadas por todos pero, cada vez más, se busca lo auténtico y lo local. Una imagen de un mercado como el Broadway Market de Hackney en Londres puede ilustrar mejor el tipo de experiencia que se espera de unas vacaciones que la imagen de una cabina roja o el Big Ben.

Imágenes: Urban Flats  2002 en www.Waybackmachine.com  / Colmado Volpeti en Roma en www.cibando.com