Blockchain (cadena de bloques) es la palabra de moda que anuncia la próxima revolución tecnológica que cambiará el mundo. Todavía está en fase experimental, pero ya permite imaginar como será el futuro cuando se materialice. En él, el dinero no saldrá de los bancos centrales sino que utilizaremos cripto-divisas digitales que no dependerán de ellos, las relaciones personales y comerciales se regirán por contratos inteligentes que se ejecutarán a si mismos -sin notarios, abogados o jueces- y las empresas no tendrán jefes gracias a nuevas formas de organizarnos donde desaparecerá la jerarquía. Como en otros sectores, se espera que los efectos de Blockchain en el turismo sean altamente disruptivos.

Está por ver si al final Blockchain es la panacea que algunos algunos fanáticos de la encriptación presentan. Pero, aunque solo llegase a conseguir una fracción de lo que prometen, seguiría siendo una tecnología revolucionaria. Por eso merece la pena prestarle atención. En un artículo anterior explicamos que es Blockchain y en otro, cuales son sus aplicaciones más prometedoras como los contratos inteligentes y las organizaciones anónimas descentralizadas. Aquí vamos a hablar de como se piensa aplicar Blockchain en el turismo fijándonos en algunos proyectos reales.

Blockchain turísticas privadas o públicas

Algunos actores importantes del sector ya han empezado a aproximarse a Blockchain con curiosidad. Es una tecnología de la que se pueden beneficiar o, al revés, que puede poner en peligro su modelo de negocio. Hay dos enfoques para hacer esa aproximación. Uno es conservador y se propone ayudar a las empresas turísticas a ser más eficientes. El otro es disruptivo y pretende cambiar completamente el panorama de la distribución del turismo, eliminando a los intermediarios que lo han dominado durante décadas.

La mayoría de los proyectos turísticos que se apoyan en la cadena de bloques han elegido el primero. Están desarrollando Blockchains privadas con acceso solo para los empleados y terceros con permiso previo de quien las controla. Sustituyendo sus sistemas tradicionales por esas intranets basadas en la cadena de bloques, las empresas turísticas esperan compartir datos de forma más eficiente y ahorrar costes.

Blockchain es una tecnología abierta. Sus funciones y protocolos están disponibles para que cualquiera los utilice como quiera. Una empresa puede tomarlos prestados y sacarles provecho en privado. Pero algunos dicen que esa no es la parte interesante de la tecnología ni la que puede cambiar las cosas de verdad. Su aspecto más revolucionario es que con ella se puede llegar a crear una nueva cadena de distribución turística pública, sin permiso, en la que todos pueden participar y nadie dicta las normas. Los grandes intermediarios del sector, que monopolizan el negocio turistico y bloquean la innovacion, dejarán entonces de ser necesarios.

Intermediarios más eficientes con Blockchains privadas

Por la cuenta que les trae, esos grandes intermediarios no pierden de vista la evolución de Blockchain. Booking.com ha declarado que piensa esperar uno o dos años para invertir. No hará nada hasta ver en que se quedan las expectativas que ha despertado algo que todavía está en fase experimental. Pero otros ya están implicándose a fondo. Amadeus esta apoyando el desarrollo de proyectos basados en Blockchain privadas para empresas del sector de viajes. TUI está construyendo ella misma una base de datos basada en la cadena de bloques, a donde piensa acabar migrando todo su inventario. Mientras que Airbnb experimenta con un sistema que permita compartir la reputación de los usuarios entre plataformas.

Algunos de los peces gordos del sector quieren demostrar que la adopción de Blockchain en el turismo en lugar de hacerles desaparecer, les acabará beneficiando. En particular esperan que sirva para:

  1. Permitir que los puntos que acumulan los usuarios puedan cambiarse por los servicios de otras compañías.
  2. Mejorar el rastreo de los equipajes.
  3. Automatizar procesos de la cadena de distribución turística como comisiones entre proveedores y agencias.
  4. Facilitar la gestión de la identidad del pasajero en el transcurso del viaje.
  5. Permitir que la reputación online de los usuarios pueda compartirse entre compañías.

Proyectos de Blockchains turísticas

Estos son algunos de los proyectos que se están desarrollando con Blochain en el turismo:

Loyyal

Sistema para mejorar los programas de fidelización de clientes mediante puntos. Con los esquemas de fidelización actuales es complicado y caro que las compañías colaboren. Loyyal facilita que los puntos puedan transferirse ente compañías a tiempo real. Los obtenidos por un vuelo podrían ser cambiados por un taxi a la llegada al aeropuerto. 

IATA Coin

Los vuelos internacionales son operaciones complicadas donde pueden utilizarse varias monedas. Iata Coin es una moneda única para ahorrar tiempo y comisiones en el sector de la aviación internacional. 

BedSwap

El grupo TUI ha integrado sus sistemas de rendimiento y de gestión con blockchain. Esto le permitirá manejar su portafolio de otra forma. Los datos de los clientes podrán ser gestionados en relaciones de marketing personalizadas. 

ShoCard

Autentificación segura de identidad para empresas. Las compañías pueden ofrecer a sus empleados, proveedores, colaboradores y clientes un alto grado de seguridad al identificarse.  A su vez, esto puede hacerse con una experiencia de usuario mejorada. 

Civic

Saca partido al consenso sobre la veracidad de los datos de Blockchain para ayudar a usuarioa a probar su indentidad. Pueden guardar sus datos verificados de identidad de manera segura en una app. En el turismo puede servir para hacer innecesario los check in en hoteles y alojamientos. También para probar la identidad en aeropuertos y otros momentos del viaje. 

Webjet - Microsoft

Alianza para explorar las posibilidades de Blockhain para facilitar los pagos y comisiones entre agencias de viaje y hoteles. 

Winding Tree

Blockchain pública y abierta que busca crear un marketplace sin permisos para proveedores de servicios turísticos. 

 

Adex Network

Una red descentralizada de anuncios. En el sector de viajes colabora con InkGlobal que ofrece espacios publicitarios en billetes de avión o revistas de viajes. 

 

Des-intermediación del turismo con Blockchain

Líneas aéreas, hoteles y otros proveedores de servicios turísticos ven en Blockchain una oportunidad para ahorrarse a los intermediarios que encarecen sus productos y dominan el sector. Luftansa y Air New Zeland están financiando a Winding Tree un proyecto que pretende llevar el efecto de des-intermediación de Blockchain en el turismo hasta sus últimas consecuencias.

Varios de los desarrolladores del proyecto formaron parte de startups turísticas que no salieron adelante por la oposición de los gigantes de la distribución online. Consideran que se comportan como auténticos monopolios que perjudican al viajero e impiden la innovación dentro del sector.

Winding Tree quiere abrir los datos y crear un marketplace público que nadie controla. Intentan desarrollar un entrono sin permisos y no censurado donde sea barato trabajar. En él será posible anunciar un vuelo, un hotel o un servicio con una plataforma descentralizada y vender de particular a paraliticar sin intermediario.

Por su parte TUI está hablando con IBM de Blockchain y desarrollando su propia base de datos con la nueva tecnología. Piensa que en el furo podría llegar a hacerla pública y no exigir permisos para usarla. Esto podría causar una conmoción en negocios como Expedia o Priceline.  Pero como sucede en casi todo lo relacionado con Blockchain, de momento se trata tan solo de una idea.

En un artículo anterior explicamos cuales son los rasgos de la cadena de bloques que nos permiten imaginar ese futuro sin intermediarios donde empresas y clientes se relacionan libremente y sin fricciones. Sin embargo, existen todavía muchas barreras técnicas que hacen dudar de que Blockchain pueda cumplir las expectativas estratosféricas que ha generado. Aun tiene que demostrar de lo que es capaz en realidad. 

Imagen: Creative Commons de Tim Knapen en Flickr