Uberización del trabajo. La situación de los trabajadores de plataformas digitales

La uberización del trabajo nos devuelve a los años 30 de Metrópolis
¿ Es el trabajo de plataforma digital tan libre y flexible como se dice?

Trabajo de plataforma digital

El trabajo de plataforma es una práctica frecuente en la economía digital. Se da cuando en lugar de encargarle una tarea a individuo en particular, se ofrece a una multitud de trabajadores que compiten por ella. Esto se hace a través de plataformas digitales, que actúan como intermediarios tecnológicos. Nos referimos a este tipo de trabajos cuando hablamos de uberización.

En estas plataformas se ofrecen, por un lado, servicios físicos que se prestan localmente pero que se contratan a través de una app o de Internet. Estos servicios pueden ser de todo tipo: trayectos en coche con Uber (de donde viene el nombre de uberización), encargos domésticos con Taskrabbit o entrega de paquetes en bici con Deliveroo. También existen plataformas de lo que se llama crowdsourcing o crowdworking como Amazon Mechanical Turk o Upwork. En estos casos, las tareas o los servicios son digitales y pueden ser realizados por solicitantes desde cualquier parte del mundo. Inicialmente, solía tratarse de trabajos digitales simples y repetitivos que todavía no puede hacer una máquina. Más recientemente, sin embargo, han ido apareciendo plataformas de crowdworking para tareas complejas como: modificar un algoritmo, programar y hacer traducciones o trabajos de diseño gráfico.

Creciendo en medio de la crisis

El trabajo que se realiza a través de plataformas digitales ha crecido exponencialmente en los últimos años y está previsto que siga haciéndolo en los próximos. La crisis hace que muchas personas lo contemplen como una forma de encontrar una ocupación que escasea o de complementar un salario insuficiente. La Gran Recesión de los últimos 10 años ha sido el caldo de cultivo perfecto para la urberización de la economía.

Se dice que el trabajo de plataforma hace más inclusivos a los mercados laborales por que ofrece oportunidades a quienes tienen que compaginarlo con obligaciones domésticas. También se dice que es una forma de adquirir experiencia cuando no se tiene la suficiente para ser contratado. Además, ofrece, en teoría, al  usuario mucha libertad y flexibilidad para decidir como, donde y cuando quieren prestar sus servicios. Pero, en la realidad, este tipo de trabajo está siendo vigilado de cerca por quienes se preocupan en serio por la salud de mercado laboral ya que hay muchas razones para pensar que lo están perjudicando. 

¿Trabajadores o autónomos?

Uno de los asuntos centrales en la uberización del trabajo es el estatus legal que le corresponde al crowdworker o al trabajador de plataforma digital. Es habitual que las plataformas eviten considerar a quienes ofrecen allí sus servicios como trabajadores por cuenta de ajena. Prefieren considerarlos como autónomos y, en el mejor de los casos, solo reconocen tener con ellos una relación contractual mercantil. Esto les sale más barato y les libera de tener que garantizar derechos laborales como vacaciones o seguros por enfermedad. También traslada el riesgo al usuario, que ha de poner todos los medios materiales por su cuenta.

Sin embargo, la asimetría que existe entre el usuario y la plataforma no encaja con la autonomía que le corresponde a un trabajador por cuenta propia. En muchos casos, gracias a la tecnología, la plataforma tiene formas de ejercer el control que superan a las que una empresa tradicional puede ejercer sobre sus trabajadores. 

Control digital del trabajador

Los algoritmos que operan en los sistemas de muchas plataformas, actúan como nuevas formas de vigilancia y control del trabajador. Tienen el cuenta el tiempo en que éste se conecta a la app o sirven para determinar los precios. También, la monitorización constante en forma de informes y rankings semanales le supone una amenaza en potencia. Bajo ella, el trabajador se siente presionado para cumplir las expectativas de la compañía. Además, los mecanismos de reputación online han creado un ambiente de regateo constante. Se requiere negociar o actuar de una determinada manera a cambio de puntuaciones favorables, sin las cuales no es posible conseguir tareas.

Los que ofrecen su trabajo en plataformas digitales no son tan libres como se suele decir. No solo por que la plataforma ejerce ese control sobre muchos de los procesos de la prestación del servicio del que hablábamos. Sino que, además, dentro de las plataformas se crean entornos super-competitivos donde los usuarios rivalizan unos con otros por conseguir un suministro de trabajo que es irregular e imprevisible. Esa competencia entre trabajadores suele acabar bajando los precios tanto que se ven forzados a trabajar muchas horas. Para poder ganar suficiente con el trabajo tienen que renunciar a la teórica flexibilidad y control acerca de cuando, como y donde lo realizan. 

Algunas plataformas quieren convencer al público más joven de que matarse a trabajar en la precaria economía digital está de moda. En este artículo (en inglés), se cuentan casos como el un mercado digital de autónomos low cost que ha lanzado esta campaña animándoles a trabajar sin dormir por 5$ la hora. 

matarse a trabajar en plataformas digitales
Te tomas un café para comer. Sigues y sigues hasta el final. La privación del sueño es tu droga favorita. Puede que seas un “hacedor”.

La uberización del trabajo retratada en la webcam

Hace poco salió a la luz un vídeo que simboliza de forma elocuente la relación tensa y asimétrica a favor de la plataforma que existe entre Uber y sus conductores. Uno de ellos grabó y publicó la discusión que tuvo con Travis Kalanick, el CEO de la compañía, al final de un servicio en el que le reprochó que habían cambiado el modelo de negocio, tirando los precios por los suelos y provocándole la ruina.

Los conductores suelen grabar las conversaciones con sus clientes por que muchos les chantajean para conseguir pagar menos, amenazándoles con calificaciones negativas, y necesitan pruebas para que la plataforma borre los comentarios negativos injustos. Por otro lado, las compañías se reservan el derecho de cambiar las tarifas y las condiciones del servicio cuando creen que es conveniente. 

Para Uber, los conductores son un elemento transitorio hasta que lleguen los coches que se conducen a si mismos. No tienen interés a largo plazo de tratarles bien. Al salir del coche, Kalanick le puso una valoración de una estrella a su conductor para penalizarle y luego salió a pedir disculpas cuando se publicó el vídeo, reconociendo que necesitaba ayuda para madurar. 

 

Trabajo casual

En estos pocos años, va haciéndose evidente como la urberización contribuye a la precarización del trabajo convirtiéndolo en auto-empleo ficticio. No es que las plataformas digitales hayan provocado la precarización, por que esta tendencia había empezado antes de que llegaran. Lo que sucede es que están acelerándola y contribuyendo a que se considere al trabajo como algo informal o casual. Con su ayuda, el trabajador pasa a ser visto como una materia prima, de bajo coste, intercambiable y sin diferenciación.

La uberización del trabajo es algo que preocupa a sindicatos nacionales e internacionales. Han llegado a avisar de que la proliferación descontrolada de este tipo de trabajo acabará produciendo un nuevo feudalismo digital. Un grupo de ellos, de Europa y EEUU, se han reunido y han publicado el “Documento de Franckfurt sobre Trabajo Basado en Plataformas (en inglés)”  con la intención de trabajar en red junto con expertos y dueños de plataformas para discutir acerca de:

“el papel de los sindicatos y de otras organizaciones de trabajadores para que se haga realidad la promesa del trabajo basado en plataforma de facilitar acceso al mercado laboral a grupos numerosos de gente excluida anteriormente, incluidos trabajadores de países en desarrollo, y ofrecer a todo los trabajadores una libertad y flexibilidad sin precedentes en sus vidas laborales – mientras se retienen elementos de la relación de empleo tradicional que fueron duramente conquistados en los dos siglos pasados de lucha laboral, como: el salario mínimo, la expectativa razonable de ganarse la vida con una jornada semanal de 35-40 horas, el acceso asequible a asistencia sanitaria, la compensación en caso de accidente laboral o la integración en sistemas nacional de seguridad social” 

También hay preocupación en la UE donde el Comité de Empleo y Asuntos Sociales del Parlamento Europeo publicó el año pasado un estudio en profundidad sobre “La Situación del los trabajadores en la economía colaborativa”(en inglés)

Alternativas a la uberización

En lo documentos mencionados aparecen algunas posibles soluciones para la uberización del trabajo.

Se propone una figura laboral intermedia entre el trabajador por cuenta propia y ajena, una especie de freelance dependiente o de trabajador independiente, que tendría derecho a parte de las provisiones y protecciones típicas de un trabajador y parte de la flexibilidad para organizarse a si mismo dentro de la plataforma digital de un autónomo. 

Acompañando al cambio tecnológico, están surgiendo oportunidades para un cambio de mentalidad en la forma de entender la relación trabajo – gestión empresarial, menos basada en el conflicto y más en la cooperación.

Como alternativa a las grandes plataformas corporativas globales, que tienden a ejercer un control excesivo sobre el trabajador y a precarizar los mercados laborales, el Cooperativismo de Plataforma (en inglés) propone aplicar el modelo cooperativo al desarrollo de plataformas digitales. 

La Economía de Plataforma es un fenómeno económico global y transversal que afecta también al turismo. Me interesa reflexionar en este blog sobre los impactos que está teniendo en la economía y en la sociedad. 

Acerca de Carlos García 88 Articles
Profesional del turismo desde 2001. Me interesa estar al día en las novedades y tendencias turísticas y también me gusta desarrollar en este blog una faceta de reflexión responsable y autocrítica sobre el turismo.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Cooperativismo de Plataforma: ¿Y si Airbnb fuese una cooperativa local de propietarios?

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*