Turismo sostenible y turismo responsable ¿Cual es la diferencia?

Imagen: Web del Observatorio del Turismo Responsable

En textos o conversaciones sobre turismo, unas veces se habla de turismo sostenible, y otras de turismo responsable. Estos dos conceptos ¿son lo mismo o son cosas diferentes? y en éste caso, ¿cuales son las diferencias entre ellos?.

Los dos son enfoques diferentes para afrontar los desafíos medioambientales, sociales o económicos que plantea la actividad turística. Uno se basa en el desarrollo sostenible para dar respuesta a esos retos. Mientras el otro enfatiza la idea de asumir y exigir responsabilidades.

Turismo Sostenible

El turismo sostenible es un turismo que es económicamente viable, pero que no destruye los recursos sobre los cuales el futuro del turismo dependerá, en particular el ambiente físico y el tejido social de la comunidad anfitriona.

J. Swarbrooke

En un mundo finito donde los bienes comunes globales se deterioran por la actividad humana, el concepto de desarrollo sostenible se esfuerza por armonizar la acción de las personas que buscan satisfacer sus necesidades y deseos, con la conservación a largo plazo del entorno y los recursos. Las actividades del turismo afectan con particular intensidad a algunos bienes comunes. El turismo sostenible busca formas de poner en práctica la idea aparentemente contradictoria del desarrollo sostenible en el turismo.

El turismo sostenible fomenta un tipo de turismo respetuoso tanto con el viajero como con la gente local, su herencia cultural y el medio ambiente. Tiene en cuenta los impactos presentes o futuros de la actividad turística. Quiere conjugar las necesidades de los visitantes, de la industria, de la comunidad local y del entorno natural donde se desarrolla.

Segmentos

Las preocupaciones del turismo sostenible se agrupan en tres ejes o segmentos:

  • Medioambiental: Busca optimizar el uso de los recursos naturales y ambientales de forma que se garantice la conservación del medio-ambiente y la diversidad biológica de la zona.
  • Socio-cultural: Busca respetar la realidad social y cultural de los anfitriones preservando su cultura, arquitectura, costumbres, tradiciones fomentando la tolerancia y el entendimiento entre culturas diversas.
  • Económico: Busca fomentar el desarrollo económico de la zona a largo plazo con la creación de empleo y la generación de beneficios bien distribuidos.

Certificaciones

Organismos como la UNESCO, la Organización Mundial del Turismo o el Consejo Global del Turismo Sostenible tienen un papel central en propagar interancionalmente el Turismo Sostenible. Una de las principales herramientas que utilizan para fomentar su aplicación es la creación de sellos y certificaciones. Destinos o empresas turísticas solicitantes pueden optar a ellas si cumplen determinados requisitos.

Ahora bien, hay serias dudas sobre si el turismo sostenible entendido de esta manera sirve realmente para algo.

Por un lado, lo que ha sucedido es que se ha popularizado una versión simplificada del turismo sostenible referida solo a la sostenibilidad medio ambiental. Muchas veces se identifica con el Ecoturismo. Sin embargo como hemos visto, el ecológico es tan solo uno de sus tres segmentos. Aunque los otros dos suelan olvidarse o pasar a segundo plano.

Por otro lado, se discute el verdadero valor y la efectividad de los sellos y sistemas de certificación que existen a nivel internacional. Hay unos cuantos asuntos de sostenibilidad que son globales, pero la mayoría de los impactos son locales y su importancia varía de un lugar a otro. Teniendo en cuenta estas diferencias, se duda de si los certificados globales tienen sentido. Estos suelen consistir en un set de casillas de verificación con requisitos que los solicitantes van marcando conforme pueden justificar su cumplimiento. Para puntuar más alto eligen los que les resultan fáciles de conseguir. Quienes de verdad se ocupan de los asuntos prioritarios en su zona, no obtienen mejores puntuaciones.

Además, los sellos suelen ser opacos para el turista que quiere viajar de forma sostenible. No siempre se publican los criterios de certificación y no se sabe exactamente a que buenas prácticas comprometen. Tampoco se dan facilidades al usuario para calificar los asuntos de sostenibilidad según su experiencia, por ejemplo,  mediante un sistema de comentarios.

Maquillaje verde o solidario

A veces incluso, los inspectores encargados de la verificación están contratados por la empresa que pide la certificación. La garantía de integridad que ofrecen muchos sellos es dudosa y pueden ser utilizados por negocios turísticos para aplicarse a si mismo lo que se llama un maquillaje verde. Una expresión que se usa en los casos en los que se publicita un compromiso con la sostenibilidad, que luego no es real ni se traduce en medidas concretas. 

Otra forma que tienen algunos negocios de etiquetarse a si mismos como turismo sostenible es anunciando aportaciones a proyectos solidarios con impacto social o medioambiental. Destinar parte de los beneficios a buenas causas no convierte en sostenible una actividad que no se realiza de forma cotidiana bajo criterios de sostenibilidad. Tampoco observar esos principios solo en una línea de producto destinada a un público sensibilizado convierte en turismo sostenible las otras actividades de la empresa. 

Falta concreción

Por último hay una crítica de fondo que se le hace al turismo sostenible que tiene que ver con la falta de concreción del concepto de sostenibilidad. Harold Goodwin, uno de los principales defensores del turismo responsable, piensa que la falta de operatividad del turismo sostenible tiene que ver con que la sostenibilidad es un concepto abstracto y no permite definirse con claridad. Tan solo empieza a tener sentido cuando se usa como adjetivo acompañando a un nombre como turismo o desarrollo. Aún así le falta concreción para poder ser realmente operativa.

Esto es lo que sucede con el turismo sostenible. No es posible saber exactamente a que nos referimos cuando escuchamos la expresión, porque no puede ser suficientemente definido. Nunca va acompañado de indicadores de medición que determinen si el turismo esta siendo gestionado con éxito hacia la sostenibilidad. Se usa mucho por parte de consultoras y ONGS para asegurarse trabajo o recursos, o también por parte de compañías o gobiernos para reforzar su reputación. Pero sus resultados no se hacen públicos ni son medidos y nadie es capaz de demostrar si el turismo está siendo más o menos sostenible. En la práctica, sus principios no se aplican y los objetivos no se cumplen. No se asumen verdaderas responsabilidades, se dejan para otros.

Turismo responsable

La idea de desarrollo sostenible no le es ajena al turismo responsable. Buscar la forma de alcanzarlo también es uno de sus objetivos. La diferencia con el turismo sostenible es  que, en este caso, la responsabilidad se incorpora como un concepto central: la responsabilidad es su forma de avanzar hacia la sostenibilidad. 
 
La responsabilidad es un compromiso con lo que nos rodea que se asume o se exige. Entendemos que es menor para un ciudadano y mayor para un profesional o un cargo público. Exige comportamientos concretos y hay que rendir cuentas por ella. 
 

El turismo responsable y el turismo sostenible no son lo mismo. El turismo responsable pone énfasis en lo que los individuos y los grupos hacen para ocuparse de aquellos asuntos de sostenibilidad que surgen en los lugares concretos, atendiendo prioridades locales, informando transparentemente de lo que han hecho para atender esas prioridades. Cuando lo individuos, negocios o gobiernos aseguran que se han comprometido en turismo responsable hay que preguntarles por cosas especificas. Pregúntales:
¿De que se están responsabilizando?
¿Como están asumiendo esa responsabilidad, que están haciendo, y cuanto están haciendo?
¿Que han conseguido?
Los resultados y los impactos son las evidencias que es necesario analizar para juzgar si la responsabilidad a sido asumida efectivamente.

Harold Goodwin en “Turismo Responsable. Usando el Turismo para el Desarrollo Sostenible”.

Responsabilidad Social Corporativa

Una primera vertiente del turismo responsable surge desde dentro de las empresas turísticas como compromiso asumido por ellas mismas de realizar buenas prácticas en su actividad.

El hacer las cosas bien con la comunidad y el entorno se entiende como uno de los valores de la empresa. Para ello se utilizan diversos instrumentos de gestión empresarial que buscan reducir los impactos negativos y aumentar los beneficios de la actividad turística para la comunidad anfitriona. Estos instrumentos pueden tener la forma de hojas de ruta, planes de sostenibilidad, códigos éticos, decálogos y, en general, políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

Lo importante en este planteamiento es el compromiso verdadero de la empresa con sus responsabilidades sociales y que efectivamente se consiga beneficiar al entorno y la comunidad en forma de acciones y resultados tangibles. Sin embargo, también se suele buscar alguna forma de diferenciar a al empresa que ha asumido este compromiso por medio de alguna certificación. 

Ya hablamos de esta vertiente en este artículo sobre responsabilidad social corporativa en un negocio turístico donde mencioné un vídeo de John Gunter el CEO de una empresa canadiense que anima a practicar la RSC o a Xabier Font que explicaba en una conferencia como comunicar bien la buenas prácticas.

Desde el Observatorio del Turismo Responsable (OTR) de la Facultad de Turismo y Dirección Hotelera Sant Ignasi su director Jordi Ficapal habla en estos artículos de como la RSC ha de entenderse como una ventaja competitiva en lugar de como un coste o también de como el turismo no responsable Macdonaliza los destinos turísticos.

Activismo

Masificacion turística en la Gran Muralla en turismo responsable
Masificación turística en la Gran Muralla

Otra vertiente del turismo responsable es la del activismo social preocupado por los impactos negativos del turismo en la vida de los residentes de los destinos turísticos o en los entornos naturales. 

A la vez que aumentan la previsiones de crecimiento para el turismo global en los próximos años, lo hacen el número de lugares afectados por la masificación turística. En ellos la percepción positiva que se tiene del turismo cambia rápidamente y empieza a preocupar a la población. Aparecen movimientos vecinales anti-gentrificación que no piden que desaparezca el turismo de sus calles sino que exigen un turismo más responsable.  

La labor de  expertos y académicos, ONGS, asociaciones vecinales, ecologistas y negocios privados interesados en preservar su entorno se orienta en tres direcciones:

  • denunciar los comportamientos irresponsables
  • exigir responsabilidad tanto al turista como a la industria
  • presionar para la creación de normas legales que garanticen el desarrollo responsable de la actividad turística

Un foro y un pacto

Un ejemplo de organización que promueven este concepto es el Foro de Turismo Responsable que define así sus líneas de actuación en su web:

  • La sensibilización de la población, reclamando su responsabilidad como consumidores de servicios turísticos.
  • El apoyo a propuestas turísticas controladas y gestionadas por la población local, que defienden un mundo natural vivo, una sociedad justa, respetuosa y equitativa y el desarrollo de actividades verdaderamente sostenibles.
  • La incidencia y denuncia de las políticas públicas de desarrollo turístico que favorecen el capital internacional en detrimento de los derechos de la población anfitriona y de la sostenibilidad de los ecosistemas.
  • La incidencia y denuncia de las políticas corporativas de las empresas turísticas que perjudiquen el desarrollo local sostenible de las zonas de destino

En Barcelona desde el Ayuntamiento se ha promovido un Pacto Local para la Gestión y Promoción de un Turismo Sostenible y Responsable.  Un proceso participativo que pone sobre la misma mesa de trabajo a representantes de la industria turística, de la ciudadanía y del sector público comprometidos con mejorar el turismo. 

Responsable y sostenible, dos conceptos que suelen ir juntos pero que, tal y como estamos viendo, son diferentes. Espero haberte ayudado a conocerlos.

Acerca de Carlos García 88 Articles
Profesional del turismo desde 2001. Me interesa estar al día en las novedades y tendencias turísticas y también me gusta desarrollar en este blog una faceta de reflexión responsable y autocrítica sobre el turismo.

2 Trackbacks y Pingbacks

  1. MatePedia - Turismo Sostenible y Turismo Responsable - Mates Viajeros
  2. El destino de los destinos turísticos, auto-destruirse o re-inventarse

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*