Lo mismo que el vino, el aceite de oliva es un producto que tiene unas connotaciones que van más allá de lo gastronómico.

Sus propiedades evocan salud, su entrono natural es un paisaje único y, sobre todo, está relacionado con la cultura y gastronomía de los países mediterráneos cuyo clima y estilo de vida atrae cada año a millones de visitantes de todo el mundo.

Ésto hace del aceite materia atractiva para el turismo alrededor de la cual se esta creando, desde hace poco tiempo, una oferta turística que intenta abrirse camino y atraer visitantes a las zonas de cultivo y extracción, con actividades que combinan naturaleza, gastronomía, cultura y salud.

Actividades y experiencias de oleoturismo

Las actividades que se están ofreciendo entorno al aceite de oliva son variadas:

  • Visitas y paseos por olivares especialmente recomendadas durante el tiempo de cosecha y que pueden tener un complemento participativo de recogida de aceitunas o senderismo, bicleta, ornitología etc.
  • Visitas guiadas a almazaras para ver la extracción del aceite
  • Tratamientos de oleoterapia en spas y balnearios
  • Catas de aceites y experiencias gastronómicas relacionadas con el aceite como talleres de cocina o maridajes
  • Alojamiento en lugares singulares en el entorno de los olivares
  • Celebraciones y fiestas populares relacionadas con el aceite
  • Comercios especializados en el mundo del aceite (oleotecas) y sus productos gastronómicos, cosméticos o  de madera de oliva.
  • Visitas a talleres artesanos de cosméticos
  • Museos del aceite y centros de interpretación del aceite

Algunos ejemplos de organizadores de actividades de oleoturismo:

En el portal oleoturjaen.es de la diputación de Jaén centraliza la oferta de varios organizadores de experiencias de oleoturismo de la zona que incluye hoteles singulares, rutas y spas.

La empresa aceitera Manuel Montes Marín lleva varios años recibiendo grupos de turistas que vienen principalmente de Francia o Alemania a conocer sus olivares y su almazara situada en un antiguo cortijo en el Priego de Córdoba.

La escuela de cocina El Alambique de Madrid acerca a un grupo de urbanitas en una ruta organizada con visitas y actividades incluidas a que conozca durante cuatro días las zonas del aceite de Cadiz y Sevilla.

Retos y oportunidades de futuro.

El turismo relacionado con los productos de la tierra ha generado una oferta con un alto grado de sofisticación en el caso del vino donde se han abierto bodegas en edificios icónicos y spas vanguardistas. El oleoturismo no se ha desarrollado en la misma medida y por eso hay una gran potencialidad en este sector.

Esto es lo que han debido de pensar en Cataluña, territorio que cuenta con varias denominaciones de origen con un aceite de gran calidad y que, recientemente, ha publicado un estudio sobre el oleoturismo analizando su situación y haciendo algunas propuestas entre la que destaca la futura creación de la mesa del oleoturismo. De entre una centena de productores se ha localizado a 40 con oferta de oleoturismo y 10 que se considera que tienen la condición de líderes como Oleum Flumen que destaca por su producto premium y su innovación o L’olivera que ofrece una visita con recogida en su olivar.

En general el diagnóstico coincide en casi todas las regiones y entre los principales retos destacan:

  • Falta de oferta turística en las zonas productoras en especial hay zonas donde falta oferta hotelera.
  • Carencias de personal cualificado con conocimientos de la zona del producto de la cultura del aceite conjugada con idiomas y atención al público.
  • Falta de coordinación entre los municipios, los profesionales de la restauración y los operadores turísticos.
  • Necesidad de romper la marcada estacionalidad por el interés en el tiempo de cosecha.

También coinciden las propuestas para dinamizar el sector:

  • Conexión entre los productores y la oferta turística del entorno: transporte, alojamiento, municipios que permita coordinarse para consolidar una oferta.
  • Formación de profesionales
  • Potenciación del binomio vino-aceite
  • Promoción en los mercados emisores con catas y otras acciones gastronómicas y lúdicas relacionadas con el aceite
  • Trabajo con agencias de viajes y operadores de turismo de calidad

¿Llegará a surgir entorno a la cultura del aceite una oferta turística similar a la del vino? Tu opinión es bienvenida, ya lo sabes. También te animo a compartir aquellos proyectos de enoturismo interesantes que conozcas.