Por un lado, hay una tendencia en el turismo de ofrecer al viajero experiencias que le conecten con la cultura local más allá de la visita de monumentos o de tostarse al sol en la playa. Por otro lado, también se habla de la conveniencia de acercar el turismo a los residentes buscando fórmulas para que estos aprovechen los recursos que normalmente esta destinados a los turistas de manera que, además de quienes viven directamente de él, la gente del lugar también se beneficie.

Frente al turismo de masas me parecen muy interesantes los proyectos y la oferta turística que exploran esos lugares compartidos entre el residente y el visitante que se pueden crear, y con los que se puede experimentar, en sitios como Barcelona que recibe a un gran número de visitantes al año. En este artículo me refiero a ellos como turismo integrador.

Turistas en su propia ciudad.

Las rutas guiadas por la ciudad son un formato que normalmente se asocia con el turismo pero que recientemente esta teniendo éxito para un público local.
Hay varias agencias que organizan rutas con distintos contenidos que son utilizados principalmente por la gente local para conocer su propia ciudad más a fondo o desde otro punto de vista. Los temas y los intereses que tocan estas rutas son muy variados: las hay históricas acerca de acontecimientos concretos en la ciudad, basadas en una novela o película o en la crónica negra del lugar recorriendo los sitios donde han sucedido misterios y asesinatos.

Si te interesa la Barcelona masónica la agencia Cultruta tiene una ruta dedicada a ella junto con otras que cuentan los secretos y leyendas del Barrio Gótico o del Barrio del Born.

Vía Barcelona tiene una ruta que cuenta las historias de los agentes secretos nazis en Barcelona durante la Segunda Guerra Mundial.

Itineraplus tiene rutas preparadas por licenciados universitarios especializados o escritores como David Revelles un periodista que hace rutas históricas por Barcelona como la dedicada a los espías de 1914 donde lee fragmentos de libros para ilustrar las rutas.

Arquitectours organiza rutas que van más allá del modernismo y de Gaudí con rutas sobre Cerdá que fue quién planificó el ensanché Barcelones o sobre el distrito 22@

Hay también rutas que son organizadas por instituciones públicas como por el Instituto de Estudios Catalanes que organiza recorridos con contenidos científicos por Barcelona como “Historias de Ciencia en Gracia” o “Sanidad en el Rabal” o la Red de Bibliotecas de Barcelona que organiza una ruta por la historia del chocolate.

Visitantes en lugar de turistas.

Muchos viajeros tienen un extra de curiosidad y, además de visitar las principales atracciones turísticas, quieren tener experiencias que les muestren como es la cultura local de una forma más directa e intensa. Estas son algunas propuestas en Barcelona para el viajero que se siente un visitante y no solo un turista:

Recientemente han surgido varias aulas de cocina donde se dan clases y talleres variados desde talleres de pasta a cocina peruana. Algunas de estas clases son en inglés y están dirigidas a aquellos visitantes que tienen un interés especial en conocer lo autóctono y llevarse un souvenir de su viaje en forma de un conocimiento inmaterial que podrán utilizar a la vuelta. Las clases de cocina mediterránea con un tour previo en el mercado de la Boquería de Cook and Taste son un ejemplo.

Las rutas gastronómicas como las que organiza Aborigens proponen al visitante salir de los lugares turísticos más obvios y recorrer las tabernas y los bares de tapas del barrio de Gracia una zona no tan masificada como el centro y que tiene locales con un sabor más auténtico.

Varias empresas se dedican a ofrecer guías personalizadas realizadas a medida por expertos locales como: Vayable son guías personalizadas hechas a medida para cada cliente por particulares o Tripbod que tiene expertos locales que ayudan a planificar el viaje.

Y también están los negocios p2p como Trip4real para rutas y actividades donde el anfitrión es un particular o Social eaters para comer en casas particulares que ofrecen conocer gente y tener conversación además de la comida. Son planteamientos que tienen el atractivo del componente social que permite conocerse online, por medio de perfiles y comentarios, e interactuar offline en el momento de la experiencia.

Estos son solo unos pocos ejemplos de propuestas integradoras entre turismo y ciudad que me parecen interesantes. ¿Se te ocurre alguna otra forma en que los residentes de tu ciudad podrían disfrutar de la oferta y los recursos que normalmente están enfocados al turismo? ¿Conoces otro tipo de oferta turística orientada al conocimiento local?.

Imagen:  Cook and Taste