carlosgarciaweb

28 Nov, 2017

Crecimiento turístico ande o no ande

El viejo relato acerca del crecimiento turístico sin límites sigue siendo el dominante hoy en día, pero cada vez está más desconectado de la realidad. Festejando los records anuales del turismo se esconde verdaderamente un fracaso.

El turismo es bueno en si mismo y tiene que seguir creciendo sin límites.

El viejo relato acerca del crecimiento turístico sin límites sigue siendo el dominante hoy en día. Se lo escuchamos a los grandes empresarios, al ministro o a la prensa. Pero cada vez está más desconectado de la realidad. Ha contribuido a crear el caldo de cultivo para una rebelión contra el turismo. Es curioso como el año oficial del turismo sostenible va a acabar siendo finalmente recordado por la turismofobia y el overtourism (saturación turística).

La manía incrementalista de la mayoría del sector turístico no da señales de remitir. A pesar de los llamamientos externos para revisarla, las autoridades competentes no se dan por aludidas. La OMT ha sacado a la luz recientemente los datos clave sobre la importancia del turismo en la economía global. El gráfico de tendencias y proyecciones de crecimiento turístico entre 1950 y 2030 impresiona. Sin embargo, produce un efecto opuesto al del triunfalismo con el que parece estar publicado. En el fondo, asusta ver representada con tanta claridad la aceleración del rodillo turístico, cuyos efectos notamos cada vez más.

Evolución y previsiones de crecimiento turístico.

En su línea el presidente de esa organización intervino en verano diciendo que «El crecimiento turístico no es nuestro enemigo, lo que cuenta es como lo gestionemos».

Parece ser que el crecimiento turístico nunca se cuestiona, solo se gestiona. Pero la realidad es terca y acabará imponiéndose por mucho que la élite turística se empeñe en darle la espalda. Es mucho más probable que el turismo tenga que aceptarla un día, quizás cuando ya sea tarde.

La falacia del crecimiento turístico bruto

El aumento de llegadas internacionales, de pernoctaciones hoteleras o del gasto del viajero son los indicadores que se utilizan para medir la salud del turismo. Sirven para evaluar a sus líderes -ya sea un empresario de un gran grupo hotelero o el ministro de turismo del país-. Basadas en esos datos se toman las principales decisiones políticas en el sector. Los costes nunca se mencionan. Las partidas que se refieren a ellos se eluden al dar las grandes cifras sectoriales.

Que el turismo pretenda gestionarse a si mismo hacia la sostenibilidad exclusivamente con indicadores brutos de crecimiento es una falacia. Es importante que revisemos esa ilusión compartida del «cuanto más mejor». En su lugar hay que trabajar por comprender los costes de atraer y mantener a los visitantes. Muchos son difíciles de cuantificar. A pesar de ello, los beneficios del turismo tienen que pensarse en términos netos, calculando la línea de equilibrio entre lo que el destino obtiene de cada turista y lo que se gasta en atraerle y mantenerle.

Los records anuales de crecimiento son las medallas que se cuelgan a si mismos los gestores del turismo. Festejándolos alimentan una sensación de falso progreso que en el fondo esconde un fracaso. Nos distraen con estadísticas sobre sus logros para dar cobertura a las ineficiencias ocultas del turismo que poco a poco están saliendo a la luz.

 

Salir de la vieja narrativa

Es a nivel local donde se detectan muchas de esas ineficiencias ocultas del turismo y se calculan sus verdaderos costes. Las comunidades anfitrionas políticamente organizadas juegan un papel importante. Donde no existen, los problemas pasan desapercibidos y no se hace nada. Las rebeliones contra el turismo que estamos presenciando en todo el mundo no se deben ignorar. Considerar a los ciudadanos como unos histéricos mediatizados por los radicales es un error. Ellos son los que nos liberan de la inercia y la narrativa oficial. 

Es un buen momento para abandonar la vieja historia que nos han contado y que nos contamos a nosotros mismos. El debate sobre los límites del turismo está muy vivo a nivel internacional. Los planteamientos de decrecimiento turístico han dejado de ser un tabú, se estudian y están saliendo a la superficie. El crecimiento sin límites va acompañado de un silencioso fatalismo en lo medioambiental y lo social que no es necesario aceptar. 

Imagen: captura Telediario de Antena 3.

Utilizaré tu email para avisarte de nuevas publicaciones -artículos o libros- y, excepcionalmente, para informarte de cambios importantes en la gestión del blog. En la página de Condiciones de Privacidad podrás saber como gestionar y proteger la información que envías. 

Facebook como una infraestructura digital pública por accidente

Facebook pone su beneficio por encima del interés público, dice la informante Frances Haugen. Si con un titular así el periódico británico The Guardian pretendía denunciar un comportamiento escandaloso, lo que consiguió en su lugar fue sencillamente enunciar —de...

El New York Times sintoniza con Airbnb en Barcelona

A pesar de ser el primero y uno de sus mayores mercados, la gran manzana no ha sido tradicionalmente una plaza fácil para Airbnb, al menos hasta ahora. A la prensa local, el flower power californiano de empresas tecnológicas hablando de una supuesta «economía...

El idilio europeo de Airbnb con la Comisión

En marzo del 2020 la Comisión Europea daba la noticia de que las principales plataformas digitales turísticas accedían a compartir datos de alojamiento con Eurostat, la oficina estadística de la UE. Publicada por la propia comisión para celebrar el acuerdo, la nota de...

¿Una Europa digital sin los europeos?

A finales del año pasado la Comisión presentó su propuesta para una nueva ley de servicios digitales europea. La DSA —Digital Services Act— se está elaborando como reemplazo urgente de viejas normas de Internet que ya han dado señales de agotamiento, en especial, la...

El limbo más allá de la frontera electrónica

En la que podría considerarse zona cero del fenómeno de las noticias falsas o fake news, es precisamente donde creen haber encontrado la clave para combatir la desinformación. Según Facebook, habría llegado el momento de revisar una de las principales normas que ha...

El refugio de temporada de los alquileres turísticos

Sobre la afirmación de que con la pandemia el alquiler turístico estaría pasando masivamente a residencial, todavía no hay información concluyente. Durante las primeras semanas de confinamiento en marzo de 2020, la principal asociación de apartamentos turísticos de...

Jugando al monopolio con Airbnb

La tendencia natural a la concentración es especialmente intensa en la economía digital. Más que una inclinación, alcanzar una posición de domino es prácticamente una obligación para ciertas compañías tecnológicas. A pesar de que entre negocios como Google, Apple o...

Portada Airbnbullshit la conrtra historia de Airbnb contada desde Barcelona

LIBRO

Airbnbullshit: la historia de Airbnb contada desde Barcelona

Por Carlos García

Érase una vez… Airbnb y sus mil y un cuentos para someter a las ciudades. La economía colaborativa, el home sharing —compartir hogar— o la comunidad Airbnb son relatos publicitarios que la multinacional utiliza con maestría para reforzar su marca e imponer un modelo de negocio y de turismo conflictivo. Esta es la historia de Airbnb contada desde Barcelona.