Fin del plan de Trías para apartamentos turísticos

En octubre de año pasado el plan de Trías para la regulación de apartamentos turísticos en Barcelona parecía a punto de aprobarse tal y como anunciábamos en este artículo.

Sin embargo el llamado “Plan Especial Urbanístico para la Regulación de Viviendas de Uso Turístico en Barcelona”, que fijaba el límite en 9606 licencias de HUT en toda la ciudad, nunca llegó a hacerse efectivo.

Lo que sucedió fue que cuando se acercaba la votación definitiva, allí por marzo de este año, los grupos de la oposición lo rechazaron por distintos motivos. En este artículo de El Periódico puedes leer los argumentos de unos y otros.

Esto provocó que la congelación de licencias aprobada temporalmente continuara estando en vigor y lo estará hasta 2016 o hasta que se apruebe una regulación definitiva. Con las municipales de mayo a la vuelta de la esquina todo quedo parado y, después del resultado y el cambio de alcaldía, se puede decir que el plan en cuestión ha llegado a su fin sin ser ni tan siquiera aprobado.

Campaña de inspecciones a apartamentos ilegales

Otra de las medidas del equipo Trías relacionada con los apartamentos turísticos de las que se ha hablado en sus últimas semanas como alcalde, fue la de una campaña de intensificación de inspecciones y notificaciones de sanciones a quienes están alquilando apartamentos, presuntamente, sin licencia.

El ayuntamiento contrata a empresas privadas, normalmente dedicadas a hacer encuestas, para realizar por sorpresa prospecciones puerta a puerta previas a una posible inspección o procedimiento sancionador. En estas prospecciones se recoge información mediante cuestionarios que se hacen a los turistas extranjeros alojados en apartamentos que abren la puerta o a los vecinos de los apartamentos sospechosos.

De estas visitas han surgido algunos puntos problemáticos que tendrán que tenerse en cuenta para regular los procedimientos sancionadores para detener el alquiler ilegal:

  • Existen muchas dificultades para determinar y probar cuando se está alquilando un piso entero donde no vive el anfitrión, o cuando lo que se alquila es una habitación. Estas dos situaciones son legalmente muy distintas, pero es muy difícil probar que es lo que está sucediendo realmente. Esto se tendrá que tener en cuenta a la hora de legalizar el modelo BnB como se ha anunciado.
  • Están surgiendo casos en que los que quien está alquilando el inmueble como apartamento turístico no es el propietario sino el inquilino, sin el consentimiento de aquél. Sin embargo las normas hacen responsable al propietario. Hay casos en que los propietarios se han enterado de lo que está haciendo el inquilino y lo han intentado parar ,pero no es sencillo si éste se niega a abandonar la actividad o la vivienda.
  • Los cuestionarios no son realizados por una autoridad sino por personal de una empresa privada contratado por el ayuntamiento. Se trata de encuestas voluntarias pero el turista o el vecino no lo saben y no se niegan a ello por desconocimiento. Hay quienes discuten la validez de éste método.

El ayuntamiento de Ada Colau y los apartamentos turísticos

Barcelona en común incluyó en su programa electoral estas medidas referidas específicamente a los apartamentos turísticos:

  • Se establecerá una moratoria de apartamentos turísticos para nuevas licencias.
  • Se condicionará el mantenimiento de las ya existentes al cumplimiento de la normativa y a la adaptación a una estrategia de descongestión.
  • Se regulará la fórmula BNB introduciendo medidas de control fiscal, transparencia y calidad.

Se tiene también previsto fortalecer la inspección y sanción:

  • Acelerando el cierre de apartamentos ilegales y promoviendo el alquiler social.
  • Reorientando la inspección municipal al cumplimiento de las normas de turismo.
  • Realizando inspecciones aleatorias de licencias de actividad y auditorias de las licencias otorgadas para controlar su conformidad urbanística y detectar irregularidades y malas prácticas.
  • Supervisando canales de intermediación y retirada de licencia a operadores que mezclen oferta de licencia y no licencia.

El nuevo ayuntamiento ha adelantado que, antes de seis meses, aprobará una moratoria para todo el alojamiento turístico en Barcelona. No solo no se concederán mas licencias de apartamento si no que la moratoria se extenderá a hoteles, hostales y otras formas de alojamiento que no podrán abrir nuevas unidades hasta el desarrollo de una regulación global sobre el sector.
El hecho de que la normativa se aplique también a los hoteles ha sido celebrado por el sector de apartamentos que venía denunciando un trato desfavorable con respecto a los hoteles que si que podían abrir en algunos lugares.

Tanto los hoteleros como Apartur han estado teniendo contactos con el equipo de Ada Colau y evitan cualquier dramatismo o enfrentamiento llamando la atención en puntos en común con el ayuntamiento como, por ejemplo, la necesidad de una planificación turística a largo plazo basada en el consenso.

serie¿Quieres saber más sobre este tema y ver la información actualizada? Este artículo es parte de una serie sobre la normativa de apartamentos turísticos en Barcelona sigue este link para verla.